Checa cómo aprovechar el pago de aguinaldo y hazlo rendir. Conviértelo en una herramienta para tomar el control de tus finanzas y alcanzar tus objetivos.

Llegó diciembre y aunque ya nos frotamos las manos, hay que aprender cómo aprovechar el pago del aguinaldo.

Probablemente no lo hemos recibido y ya tenemos planeado gastarlo. Entre las posadas, Navidad, Año Nuevo y las deudas, el aguinaldo como llega, se va. 

Te dejamos unos consejos básicos para aprender más sobre esta prestación y cómo administrarla mejor para tomar control de nuestras finanzas personales.

¿Cuánto me toca de aguinaldo?

El aguinaldo es un derecho de todas las personas que tienen un trabajo formal y está protegido por la Ley Federal del Trabajo.

Se trata de un pago adicional y obligatorio que los patrones deben depositar a más tardar el 20 de diciembre, para que puedan solventar la economía del hogar y cubrir los gastos de las fiestas decembrinas.

Todos los trabajadores deberán recibir de aguinaldo el equivalente a 15 días de salario, como mínimo, si trabajaron el año completo. Quienes no hayan cumplido el ciclo anual, recibirán la parte proporcional, de acuerdo al número de días laborados y su salario diario.

Y aunque es un ingreso extraordinario de los trabajadores, está sujeto al pago de impuestos cuando es mayor a 2,700 pesos y se retiene en promedio el 16%.

El pago de aguinaldo y el dilema de gastar o pagar deudas

Por lo general, vemos el pago de aguinaldo como un dinero extra a fin de año, una extensión del sueldo. En realidad, es una gratificación, el fruto del trabajo de todo un año.

Sea poco o mucho, hay que cuidar y aprovechar el aguinaldo como cualquier otra quincena que recibimos y no gastarlo todo en las fiestas o los regalos de Navidad.

No es que no te puedas dar un gusto, finalmente te lo ganaste con tu esfuerzo, si no que hay que aprender a gastar mejor: dividirlo para atender tus necesidades financieras y conocer cómo hacer compras inteligentes.

  • Deudas. Sirve para dar un buen golpe a las tarjetas y otros compromisos que adquirimos, para liquidar antes y reducir el pago de intereses.
  • Ahorro. Es una herramienta poderosa para tener solvencia económica hacia la “cuesta de enero”. También para empezar un fondo de emergencias o ponerte un objetivo de ahorro, como un viaje.
  • Gastos de temporada. El aguinaldo difícilmente alcanza para solventar todas las compras de fin de año como los regalos o la cena, pero puedes equilibrar entre este ingreso y tu presupuesto mensual de gastos.

La clave está en tomar el tiempo para conocer nuestras finanzas, hacer un presupuesto y tener objetivos claros para hacer más con el dinero disponible. 

¿Listo para aplicar los consejos? No olvides que Mercado Pago está a tu lado para ayudarte a mejorar tu relación con tus finanzas. Ahora ya lo sabes: ¡El poder está en tus manos!

¡Checa más consejos para cuidar y mejorar tus finanzas!