Conocer las razones por las que te endeudas te ayudará a tomar el control y salir adelante.

Para que puedas aprender a organizar tus deudas según tu perfil, te compartimos esta información y algunas estrategias que te ayudarán a empezar a resolverlas de la mejor manera y en la medida de tus posibilidades. 

Todos llegamos a pasar por una mala racha y, ya sea por una emergencia o un imprevisto, tuvimos que buscar ayuda en tarjetas de créditos o algún préstamo, que en muchos casos nos llevaron a generar deudas. El verdadero desafío está en conocer las razones por las que nos endeudamos, para tomar el control y salir adelante.

¿Cómo organizar tus deudas según tu perfil?

La manera en que manejas tus deudas habla mucho del estado de tus finanzas, por eso es importante conocer bien tus debilidades y fortalezas al momento de plantearte una organización posible de tu dinero. Te compartimos los perfiles de deudores más comunes para que puedas checar con cuál te identificas más:

  1. Precavido: no le gusta endeudarse, y cuando lo hace es para aprovechar ofertas o enfrentar una urgencia. Calcula sus decisiones y suele pagar a tiempo lo que corresponde.
  2. Decidido: tiene finanzas balanceadas y puede destinar hasta el 30% de sus ingresos para sus proyectos y necesidades, como sacar un coche, una casa, hacer un viaje o poner un negocio.
  3. Apagafuegos: tiene varias deudas a la vez y trata de pagar como puede. Ya sea por falta de dinero o descuido, muchas veces solo cubre el mínimo o se le pasan las fechas de pago, aunque eso implique pagar más por intereses o tardar más tiempo en liquidar.
  4. Cíclico: vive en un estado constante de endeudamiento. Empieza con una y luego otra para cubrir la primera hasta que acumula una deuda monumental y su capacidad de pago es complicada. 

¿Tienes deudas? Estas recomendaciones te ayudarán 

En cualquier caso, si tienes una relación buena o mala con las deudas, siempre hay forma de mejorar el manejo. Seguir estos pasos es un buen comienzo:

  1. Aunque generalmente asociamos la deuda como algo malo, lo cierto es que es un instrumento para alcanzar algún objetivo. La clave está en tener bien claros los ingresos y qué tanto puedes destinar a pagar algún financiamiento, así como ser puntual.
  2. Cuando tienes todo bajo control y si tus finanzas te lo permiten, puedes establecer un plan de pagos para liquidarlas antes y así podrás destinar más dinero para el ahorro para alguna emergencia o incluso pensar en inversiones que te dejen dinero. 
  3. La llave es la organización. Empieza por enlistar tus deudas, de mayor a menor, tomando en cuenta los intereses y plazos. Si tienes posibilidad trata de pagar un poco más de la cantidad mínima y verás que terminarás más pronto los compromisos.
  4. Hay que diseñar un plan de salida, empezando por organizar tus finanzas. Deberás aprender a hacer un presupuesto, con el que puedas sacar cuentas de tus gastos fijos y así revises qué tanto puedes abonar. Para empezar a reducir gastos hormiga como los que mencionamos en esta nota.

Por acá encuentras otras estrategias para resolver estas situaciones y terminar lo antes posible.

Lo más importante de aprender a organizar tus deudas según tu perfil es decidirte a cambiar la situación y poner manos a la obra para tener unas finanzas más saludables. ¡Sí, se puede!