¿Cómo hacer un uso responsable de las tarjetas? Aquí te lo contamos. 

Las tarjetas pueden ocasionar dolores de cabeza si no se les da un uso adecuado. De acuerdo con datos del Banco de México, 8 de cada 10 personas no saben usarlas y esto les genera distintos problemas. Por eso, aquí te traemos 10 conceptos básicos para que no te derroten las tarjetas de crédito.

Pago mínimo, anualidad, intereses, fecha de corte,  y trucos para sacarle provecho a tus finanzas, son los temas que conocerás en esta nota.

Conceptos básicos para que no te derroten las tarjetas de crédito

Anualidad: el cobro que hace el banco por el uso del plástico, una vez al año. Generalmente se aplica dentro de los primeros 30 a 50 días que se abrió la cuenta. Hay instituciones que ofrecen la tarjeta sin este cargo.

CAT: el Costo Anual Total es el monto que se cobra a lo largo de un año por el dinero que te prestaron y que incluye tasa de interés, IVA, anualidad y otras comisiones. Este factor no afecta cuando pagas mes a mes el total de tu deuda, para no generar intereses.

Estado de cuenta: el registro que te mandará mensualmente el banco para que conozcas el saldo total de la deuda, los artículos que tienes a plazos y todas las operaciones de los últimos 30 días. Es importante darse el tiempo de revisar a detalle este documento para ver si hay cargos que no reconozcas o se aplicó tu último pago.

Fecha de corte: el día que se suma todo a lo que le diste “tarjetazo” de los últimos 30 días y se hace la cuenta para que pagues. El consejo es realizar la compra un día posterior a la fecha de corte para tener un margen de hasta 50 días de financiamiento y así liquidarlo sin costo, es decir, tendrás hasta 3 quincenas para pagar.

Fecha de pago: el día límite para realizar el pago del adeudo. ¡No lo dejes para el último momento ni te atrases! Si eres puntual no hay ningún problema, pero si te pasas de la fecha se generan recargos e intereses y la deuda se puede convertir en una bola de nieve.

Intereses: el banco te cobra una comisión por prestarte para la compra que hiciste. La clave está en pagar la totalidad de la cuenta al mes para que no te cueste extra. 

Límite: la cantidad máxima que te financia el banco. Lo recomendable es no exceder el 50% de lo disponible y que el pago de la tarjeta no absorba más del 30% de tus ingresos mensuales.

Meses sin intereses: una modalidad de pago que te permite comprar un producto con precio de contado, pero que pagarás a un plazo fijo sin comisiones extra. El consejo es adquirir artículos que tengan una vida útil del doble o triple del tiempo en el que se van a pagar. Digamos, una TV que pagarás a 12 meses, que te dure hasta 3 años o más.

Pago mínimo: la cantidad más baja que requiere el banco para mantener tu crédito vigente y cargos moratorios. El problema es que cubre solo los intereses y casi nada de la deuda original. Es cuando se complica la cosa y no ves el fin, por lo que trata de abonar por encima de lo señalado reducir el monto y plazo del financiamiento.

Pago para no generar intereses: la suma que se debe saldar al finalizar el ciclo. Por ejemplo, si usaste la tarjeta para cubrir el súper y fueron $500, si pagas esa misma cantidad en la fecha de pago, no pondrás un peso de más.

Las tarjetas de crédito nos pueden ayudar a alcanzar nuestros objetivos, pero hay que usarlas de forma responsable. No olvides estar al pendiente del saldo, las fechas de corte y pago, así como estudiar las ofertas de meses sin intereses para sacarles todo el jugo posible.

Ya tienes a mano estos 10 conceptos básicos para que no te derroten las tarjetas de crédito, ahora solo es cuestión de repasarlos para tomar el control.