Si quieres desbloquear más logros es hora de desafiarte y empezar a ahorrar. Hay varios modos fáciles para crear el hábito.

En el juego del ahorro ¡todo se vale! No importa cuánto ganes o si tus ingresos son más o menos regulares, todos podemos formar el hábito de ahorrar y así tener un “colchoncito” que nos ayude a salir de apuros.

De acuerdo, cuando apenas alcanza para todos los gastos del día, parece complicado pensar en guardar algo de dinero. La clave es hacerlo a la medida de tus posibilidades y que te resulte fácil para que se vuelva parte de tu vida cotidiana.

Aquí te contamos algunos métodos que puedes aplicar.

1. El valor de las cosas

  • Ponte la tarea de anotar todos los gastos que haces.
  • Luego asigna una calificación del 1 al 5 a cada uno para tener claras las prioridades. La renta, la luz o la comida son los más importantes y tendrán el número más alto.
  • Identifica todas esas compras que en realidad no son tan necesarias, por ejemplo, el café que te compras todos los días: ¿Qué tan importante es en relación a los otros gastos? ¿Hay manera de recortar ese gasto? ¿Puedes hacer el café en casa? ¿Verdad que sí se puede? El punto es aprender a equilibrar nuestros gastos y valorar aquellas compras que no eran tan indispensables.

2. La ventaja de un presupuesto
Es más fácil gastar que ahorrar, por eso hay que sacar cuentas. Elabora un  presupuesto que te permita administrar tus entradas y salidas de dinero. Si tus finanzas lo permiten, aplica la fórmula 50-30-20, que se basa en dividir tus ingresos en función de tus gastos, de forma que el 50% sea para gastos fijos (renta, luz, transporte, comida); el otro 30% son para gastos personales, como ropa, salidas o gustitos, y el 20% fijo restante lo mandes directo a tu ahorro.

3. Motivación especial
Tal vez la mejor manera para que ahorrar se vuelva parte de nuestras vidas es tener definido cuál es el objetivo de guardar ese dinero. Desde tener un fondo para emergencias, juntar dinero para poner un negocio, comprar los regalos de Navidad hasta cambiar algo de la casa o hacer un viaje. Con un propósito podemos armar el plan de ahorro.

Es muy útil utilizar algún método en el que tengamos a la vista los resultados. Hay varias formas como “el reto de las 52 semanas”. Se trata de multiplicar un monto del ahorro semanalmente, por todo un año. Empiezas con 10 pesos en la primera semana, 20 en la segunda, la que sigue 30, luego 40 hasta terminar con 520 pesos la última; al final sumarás un total de 13,780 pesos

En serio, sean pocos o muchos pesos que ahorres, te serán de gran ayuda para que subas de nivel y consigas tus objetivos. Y si no quieres ponerlos en el cochinito, Mercado Pago te ayuda fácilmente a que tengas una cuenta de ahorro.