No dejes que las deudas se acumulen, ¡comienza hoy con un plan para aliviarlas!

¿Has llegado al punto en el que sientes que las deudas te rebasan? Si apenas te cae un dinero y prácticamente todo se va a pagar tus gastos básicos, necesitas un plan que te ayude a salir de la bronca. 

Con algunas preguntas que te hagas y unos cuantos trucos, podrás organizarte y escoger la opción que más te acomode para aliviar tus deudas.

Antes de seguir

Las deudas son como una bola de nieve: empiezan pequeñitas, pero a medida que corren aumentan su volumen y fuerza hasta salirse de control. Ya sea la lanita que te financió un conocido o tu patrón, el crédito que sacaste o las compras en cuotas.

  • ¿Cuánto debes y en qué? Haz una lista de las deudas de menor a mayor: el tipo de financiamiento y la fecha en que lo adquiriste, el uso que le diste, el monto total adeudado, el plazo en el que tendrás que pagar, cuántas mensualidades llevas y el saldo pendiente. Anota todo y haz la suma, ¡no olvides las fechas límite, para no tener que lidiar con los recargos!
  • ¡Mucho ojo con los intereses! Las instituciones financieras te facilitan el dinero con el cobro de una tasa adicional: puede ser fija (el monto a pagar no se modifica durante el crédito) o variable (el monto puede cambiar según las variaciones del mercado).

¿Cuál deuda primero?

El siguiente paso es hacer un presupuesto y comenzar a programar los pagos para ir saldando tus pendientes. De acuerdo con tus circunstancias, realiza un balance de entradas y salidas de dinero que tienes de manera fija y así sabrás qué tanto puedes ponerle a tus deudas. Luego revisa las diferentes alternativas:

  • De menor a mayor. Se trata de terminar con deudas considerando de la más chica a la más grande. Si saldas la menor de la lista, el próximo mes tendrás más dinero para pagarle la que sigue. 
  • Según tasa de interés. Con la lista que hiciste previamente podrás conocer la deuda que tiene la mayor tasa de interés y que será la más costosa a largo plazo. Conviene enfocar más recursos en esta para cancelarla cuanto antes y sucesivamente continuar con las que tienen los intereses más altos.
  • Todo junto. Otra opción es tomar todas las deudas como si fueran una sola. ¿Qué tiene de diferente con respecto a las demás? Que no se le da más prioridad a una deuda por sobre la otra. Al contrario, son todas igualmente importantes y cada deuda forma parte del total a pagar. De esta forma, una vez que sepas cuánto dinero tienes disponible para pagar tus deudas este mes, puedes destinar un monto equitativo a cada una de ellas. 

¿Cuánto me puedo endeudar?

Cuando comiences a tomar un respiro de las deudas, se vuelve necesario administrar mejor tus finanzas para que no vuelvas a caer en el mismo hoyo. Los expertos recomiendan que el endeudamiento no debería ser mayor al 40% de nuestras entradas de dinero menos los gastos fijos, de lo contrario se complica que podamos pagar y estar al corriente.


Con estas recomendaciones también podrás despejar varias dudas antes de pedir prestado. No olvides otras medidas como recortar gastos hormiga y empezar a ahorrar para que poco a poco tomes el mando de tus finanzas.