Estas recomendaciones seguramente te ayudarán a despejar varias dudas antes de pedir prestado.

La economía está cada vez más canija, los gastos se acumulan y el dinero ya no alcanza ¿Pero qué hago si necesito una lana? Tampoco es que haya muchas opciones: cuando no queda otra hay que recurrir a un crédito o préstamo. 

No hay nada que temer, pues hacerlo no es mala idea. Solo que antes de tomar la decisión, la clave está en hacerse un tiempo para conocer cómo funciona, así el crédito que pedimos no termina por complicarnos más que antes.

Primero lo primero: hay que diferenciar

Crédito y préstamo, estas palabras se usan casi como sinónimos, pero tienen sus diferencias.

El préstamo es una operación en la que una entidad (puede ser un banco o hasta un familiar) te entrega una cantidad de dinero de una sola vez, a devolver en un plazo mayor y con un costo determinado, digamos como para poner un negocio. La tasa de interés es el costo que pagarás adicionalmente al préstamo, en compensación por el tiempo que tardarás en saldarlo.

El crédito, en cambio, es una forma de financiamiento más flexible a corto plazo, en el que una entidad pone a tu disposición cierta suma y tú puedes administrarla conforme a tus necesidades. No significa que lo uses todo: tanto el monto como el plazo a pagar por el crédito lo puedes ir acomodando a tu medida, aunque los intereses son más altos.

El llamado CAT o Costo Anual Total refleja el valor real de un financiamiento, incluyendo todos los gastos y comisiones de la operación. Por ejemplo, si pides un préstamo de 10,000 pesos con un CAT del 50%, significa que terminarás pagando 15,000 pesos al final. Esto quiere decir que pagarás un extra equivalente a la mitad de lo que te prestaron. 

Con cautela

Y si ya te vas a comprometer es importantísimo seguir algunas recomendaciones para no meterte en más problemas.

Paso 1: establecer un plan

Debes tener muy claro cómo lo vas a pagar y calcular verdaderamente cuánto necesitas para salir adelante ¿Por qué esto es tan importante? Es posible que necesites solo 5,000 o 10,000 pesos, pero el banco o un conocido te ofrezcan hasta el doble o triple. Lo aconsejable es que no pidas ni más ni menos, sino únicamente lo que necesitas. No hay que caer en la tentación de endeudarse más de lo que se puede pagar.

Paso 2: capacidad de endeudamiento

La recomendación es que el pago de tus deudas no supere el 20% de tus ingresos. Un ejemplo lo explica mejor: si tus ingresos son 10,000 pesos, solo destinarás 2,000 pesos para el financiamiento que adquiriste, de lo contrario estarías comprando un problema a futuro.

Tan fácil como una regla de tres. Para hacer el cálculo basta con dividir tus ingresos entre 100 y el resultado lo multiplicas por 20. La cuota a pagar no debería ser mayor al resultado de esta cuenta. 

 Paso 3: ¿Cómo pagarlo?

Si tienes que pagar altas cuotas por mes para devolver el dinero prestado, probablemente no sea la mejor alternativa. Y antes que nada debemos echarle cabeza y analizar si realmente nos ayudará a resolver del aprieto en el que estamos y no generará más problemas en adelante.

Después habrá que pensar cómo nos metimos en esa situación y atacarla a tiempo, si es necesario, ordenar tus cuentas, recortar gastos y empezar a ahorrar para optimizar nuestras finanzas. Es mejor frenar una bola de nieve cuando recién comienza a rodar cuando ya es tarde.

¡No te compliques la vida!

La última

Si las opciones bancarias o los préstamos de amigos o familiares nomás no funcionan, o ya pasaste por un mal trago, ¡hay una buena noticia!

Ya está disponible Mercado Crédito, una opción de la cuenta Mercado Pago que te la pone fácil, ya que a través de su línea de crédito te permite saber el costo exacto de lo que estás pagando apenas la saques y puedes cancelarla cuando quieras para usarla más adelante.

Se activa fácilmente desde la aplicación. ¿Cómo?  Por acá te lo contamos. No tienes que hacer filas ni trámites, el proceso es 100% en línea y todo se acredita al instante. Basta con que tengas una identificación.

La vas a poder utilizar para lo que quieras, desde comprar cosas en Mercado Libre, comercios online y también si necesitas pagar algún servicio o simplemente, recargar el celular.

Para qué buscarle más, Mercado Crédito es más fácil, práctico, seguro y rápido. ¡Aprovéchalo!