El truco está en decidirse a empezar, definir objetivos y tratar de evitar las compras innecesarias para organizar tus finanzas.

Desde chiquitos nos enseñaron a guardar una parte del “domingo” para comprar algo que deseábamos. Ahora, como adultos y en pleno 2021, tomar la decisión de ahorrar parece algo sumamente complicado. Por poco que sea, tratamos de estirar hasta el último centavo.

Y cuando por fin nos animamos llegan las dudas: ¿Cómo ahorramos? ¿En el cochinito? ¿El bote para las monedas de 10 pesos? En realidad, no hay pierde: la primera bronca es que no nos planteamos objetivos a mediano plazo, es decir, para qué estamos guardando esa lanita. Si no tenemos una meta clara, generalmente desmotiva o limita esta sana costumbre financiera.

Entonces un consejo clave es: anota todos tus gastos. Saber cómo usas tu dinero, ver cuánto gastas y cuántos son tus ingresos, ya sea a la vieja usanza en una libreta o mejor en el celular. Luego de sacar las cuentas, podrás identificar algunas compras que no eran realmente indispensables y poco a poco empezar a guardar una parte para utilizarla en otros proyectos. Va un ejercicio básico: cuando traigas el antojo de pedir comida a domicilio o llegar otra vez al puesto de taquitos, tómate tres segundos y piensa: ¿Y si hoy mejor me preparo mi comida y me ahorro unos pesos?

La segunda sugerencia, organiza tus gastos y un presupuesto a tu medida. Ya que tengas bien medido cómo desembolsas, puedes organizar tus gastos en categorías. Por ejemplo, piensa cuánto usas para la renta, el transporte, el súper, la carnicería y le vas asignando un presupuesto a cada uno. Tanto para esto, tanto cuanto para aquello… ¡Ah! Eso sí, también hay que hacer un apartado para el ahorro.

Y el pilón: para ahorrar hay que hacer pequeños esfuerzos y recortar tus gastos, ¡en un futuro te lo agradecerás!  Ahora que ya sabes con cuánto dinero cuentas y cómo gastas, el camino hacia el ahorro será más rápido y seguro.

Nunca olvides que ahorrar es un hábito muy útil que brinda tranquilidad y seguridad. Y, como muchas cosas en la vida, se trata de ir paso a paso, con calma. A lo mejor lleva un poco de tiempo y habrá algunos tropiezos, pero la meta lo vale.

Ahorrar te sirve para…

  • Invertir y hacer crecer tu dinero
  • Viajar o salir con los amigos
  • Comprarte algo nuevo

¡No pierdas un segundo más y comienza ahora!